La historia de Xisco Serra y el culturismo en los 90: "Íbamos a un convento y por 100 pesetas la monja te ponía la jeringuilla"

0
La historia de Xisco Serra y el culturismo en los 90: "Íbamos a un convento y por 100 pesetas la monja te ponía la jeringuilla"

El mundo del culturismo está de luto tras el fallecimiento repentino de Xisco Serra a causa de una indisposición estomacal. El mallorquín había superado un cáncer en 2016, y sufrió una peritonitis aguda tan solo un año después. Como parte de su legado, quedan algunas de las historias que relató en su canal de YouTube, como sus experiencias con los esteroides anabolizantes en la década de los 90.

En un vídeo subido el 15 de junio de 2022, el culturista relató algunas de sus historias con varios farmacéuticos como Testoviron, Proviron o Winstrol hace casi tres décadas: «No era necesario tener receta médica. Tú ibas a la farmacia, os hablo del 97, 98, los años en los que yo empecé a tener contacto con la farmacología, y pedías una caja de, por ejemplo, Winstrol y te la vendían sin ningún tipo de problema».

Para este tipo se sustancias inyectables, Serra comentó que «te buscabas la vida. Ahora hay hasta tutoriales en YouTube, pero en aquel entonces no los había». El culturista reveló su método para superar este obstáculo: «En las primeras ocasiones, (…) íbamos a un convento de monjas y le pagabas cien pesetas a la monja, y la monja te ponía la jeringuilla y el producto que tú le llevabas».

El balear narró con toda naturalidad cómo esta práctica no parecía preocupar a nadie en el convento, y que las hermanas cumplían con su papel «sin hacerte ningún tipo de pregunta. Te ponía la inyección en el glúteo: intramuscular profundo, que es como se deberían poner este tipo de fármacos. Luego te ponía el algodoncito, un poquito de alcohol y te ibas a casa o a entrenar o lo que fuera».

Serra aseguró que, en esa época, «España era el paraíso para los culturistas profesionales de todo el mundo, porque cuando venían aquí cargaban hasta las cejas, porque era totalmente legal», haciendo un símil con la situación actual con respecto a Andorra, un país mucho más laxo en la venta de anabolizantes en farmacias corrientes.

Deja una respuesta