Dejan ‘narcomantas’ en Morelos contra el gobernador Cuauhtémoc Blanco tras el asesinato de un presidente municipal y este responde que «le dan risa»

Dejan ‘narcomantas’ en Morelos contra el gobernador Cuauhtémoc Blanco tras el asesinato de un presidente municipal y este responde que «le dan risa»

Para el exfutbolista mexicano y exalcalde de Cuernavaca, los autores de estos mensajes serían «narcopolíticos».

El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, ha desestimado las ‘narcomantas’ dejadas en distintos puntos del estado mexicano, en las que le atribuyen supuestos vínculos con grupos del crimen organizado.

Las ‘narcomantas’ son carteles dejados en la vía pública, en muchas ocasiones en escenas del crimen, para realizar alguna acusación contra las autoridades o contra grupos criminales contrarios. Usualmente se denuncia los supuestos vínculos de funcionarios con organizaciones del crimen organizado. 

En el caso de los recientes mensajes en los que se habló del gobernador, surgieron a partir de que el pasado 4 de enero se publicara una fotografía del mandatario estatal posando con tres líderes criminales locales, entre enero y febrero de 2019. Aunque Blanco declaró que no recordaba en dónde estaban, argumentando que él se tomaba fotografías con quien le pidan, el vocero de la Diócesis de Cuernavaca, Tomás Toral, dijo que la imagen había sido captada en la Iglesia de Asunción de Yautepec.

Tras el reciente asesinato del presidente del municipio indígena mexicano de Xoxocotla, Benjamín López Palacios, ocurrido la tarde del martes en una vivienda de la colonia centro de dicha localidad, apareció colgada una narcomanta el miércoles en el municipio de Puente de Ixtla, en la que se reiteraba sobre los presuntos vínculos de Blanco con criminales. 

«Ahí va el primero, Cuauhtémoc Blanco. A mí no me mandes a hablar con pendejos (…) Sigue y te vas a quedar sin alcaldes«, se leía en la manta. 

En el texto, se hace referencia a la polémica fotografía y se insta a Blanco a indagar en la presunta participación del exsecretario de Hacienda, Alejandro Villareal, para concretar «la reunión». 

Además, le sugieren investigar la muerte del ‘Rey’, quien fue asesinado durante una riña en un penal de Xochitepec, en octubre de 2019. «¿A quién le interesaba que se muriera en el penal? Saludos, mi Cuauhtémoc«, reza el texto. 

Respuesta de Blanco 

Para el exfutbolista y exalcalde de Cuernavaca, los autores de estos mensajes serían «narcopolíticos». 

«A mí me dan risa las narcomantas porque, imagínate, dicen que me daban dinero hasta para comprar ropa. Ni que no tuviera dinero para comprarla. Son cosas que van a seguir pasando. Me van a seguir colocando mantas y no me preocupa», dijo Blanco en una entrevista el pasado martes con el periódico El Universal.

«Es una guerra sucia, porque así se maneja la política aquí, pero no me voy a quedar callado. Siempre he sido una persona que va de frente con quien sea; no voy a tapar lo que hicieron gobiernos anteriores. Pactaron con el narcotráfico y yo no voy a pactar con ellos», afirmó el gobernador. 

El periodista Héctor de Mauleón le preguntó al gobernador si creía que las narcomantas eran puestas por grupos políticos, y no por organizaciones criminales, a lo que respondió: «Así es. Yo estoy segurísimo».

El periódico El Sol de México publicó una fotografía de Blanco junto a Irving Solano Vera, ‘El Profe’, presunto cabecilla de Guerreros Unidos y luego jefe de plaza del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Morelos; Homero Figueroa Meza, ‘La Tripa’, líder del grupo criminal Comando Tlahuica; y Raymundo Isidro Castro Santiago, ‘El Ray’, del CJNG. 

De los tres presuntos criminales, solo Figueroa Meza se mantiene activo, y de acuerdo con Blanco, la detención de este individuo es un objetivo prioritario para su gobierno. 

El 5 de enero, fueron colgadas dos ‘narcomantas’ en el municipio de Yautepec, y otra más en Cuautla, según confirmaron autoridades a medios locales. En una de ellas, se señalaba a Blanco de recibir dinero, de hacer negocios ilegales en el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) —durante su encargo en el Ayuntamiento— y de estar involucrado en el asesinato, el 20 de febrero de 2019, del activista Samir Flores, quien era uno de los principales opositores a la instalación de una termoeléctrica en Huexca. 

«Me respetas y te respeto. De lo contrario, soltaré datos exactos de la muerte de Samir», se leía en una manta dejada en Cuernavaca. 

En medio de esta polémica, Blanco afirmó en entrevista con el citado medio que los responsables de las narcomantas y de la publicación de la polémica fotografía serían «narcopolíticos que quieren desestabilizar al estado y a mi gobierno«. 

Deja una respuesta